Cómo restaurar una mesa con goma laca



La goma laca es uno de los acabados más antiguos que aún hoy en día es muy utilizado. Su uso está muy extendido en muebles de interior, antiguos o piezas de calidad. Además de su uso en muebles, es muy utilizada para acabados en instrumentos musicales como guitarras, violines o pianos.

Este acabado protege y es muy duradero, además, es muy fácil de reparar. Con este tipo de acabado conseguimos mostrar toda la belleza de la madera pues realza muchísimo las vetas, jaspeados o raíces que contiene la pieza.

Por este motivo, elegimos el acabado a goma laca para nuestra mesa, ya que el sobre de roble tenía un vetado precioso que decidimos potenciar. 

A continuación, os explico el proceso paso a paso para la restauración de nuestra mesa. 

1.- Retirada de barnices 

El mueble que vamos a restaurar es una mesa redonda de madera de roble. Consta de un sobre dividido en dos tableros que encajan entre si permitiendo introducir una pieza central para aumentar su tamaño.



Es una mesa que llevaba bastante tiempo arrinconada en un trastero sin utilizar. Por este motivo, el sobre estaba bastante descuidado y presentaba arañazos y zonas en las que faltaba barniz. 

El primer paso para comenzar la restauración es una buena limpieza para eliminar cualquier resto de suciedad. Una vez limpia procederemos a eliminar todo el barniz para dejar la madera natural limpia. 


Retiramos todo el barniz con ayuda de decapante y espátula. Aplicamos decapante en gel y dejamos actuar durante unos minutos. Con la ayuda de una espátula y con mucho cuidado para no arañar la superficie de la madera vamos retirando la capa de barniz. 

Una vez retirado el barniz, si aún queda algún resto podemos pasar una lana de acero impregnada de aguarrás o acetona De este modo eliminamos restos que hayan quedado de barniz, suciedad o tintes. Limpiaremos con agua y jabón o alcohol para neutralizar el efecto del decapante y secaremos bien con un paño limpio. 


Una vez bien seca la madera, pasaremos una lija por toda la superficie en el sentido de la veta para suavizar cualquier aspereza. Es importante comenzar con una lija más gruesa y terminar con una más fina para conseguir un acabado perfecto. 

2.- Rehacer piezas de chapado 


El tablero de la mesa no era de una pieza completa, sino que consta de dos tableros unidos en el centro. En uno de ellos, tenía zonas donde la chapa de madera había saltado. En lugar de rellenar con masilla de madera hemos optado por añadir unas piezas de chapado en el mismo tono de roble que la mesa. 

Para ello con un cutex hacemos un corte en forma de cuña para que sea más fácil añadir la pieza que falta.  Recortamos la pieza con la forma de la cuña y la pegamos a la mesa con cola de carpintero.
 

En nuestra mesa había varias zonas en las que hemos pegado diferentes piezas. Para asegurar que las piezas queden perfectamente pegadas añadimos presión mediante unos sargentos. Una vez que retiramos los sargentos y comprobamos que las piezas están perfectamente, repasaremos con una lija fina de papel el sobrante del chapado. 

El acabado de un mueble es muy importante en el resultado final, por lo que tenemos que tener muy claro cómo lo queremos para aplicar uno u otro. En el caso de esta mesa queríamos un acabado de goma laca pues es perfecto para resaltar el bonito veteado de la madera. 

3.- Aplicación de goma laca con muñequilla. 


¿Qué es la goma laca? 

La goma laca es una resina natural que se obtiene a partir de la secreción de un insecto llamado gusano de la laca. 

En el mercado podemos encontrarla ya preparada lista para utilizar o en escamas. 
  • Goma Laca Naranja: Su color es naranja transparente y suele ser la más utilizada.  
  • Goma Laca Blanca: Es más transparente y cristalina. Se suele utilizar sobre maderas claras y marquetería para conservar su color natural. 

Es utilizada como un barniz sobre superficies porosas pues forma una película resistente y brillante. Pero a diferencia de estos, seca mucho más rápido debido al alcohol que contiene.

La goma laca se aplica especialmente en muebles delicados de interior y que necesitan un aspecto mucho más cuidado y artesanal. También es muy utilizada en instrumentos musicales como las guitarras. 

¿Cómo se prepara la goma laca en escamas?

En un frasco de cristal mezclamos escamas de goma laca con alcohol de 96º en una proporción aproximada de 100 grs para 1/2 Litro. Poco a poco las escamas se disuelvan, pero es aconsejable remover de vez en cuando. Dejaremos reposar al menos un día para poder utilizarla.

Si el color de nuestra mesa no es el que nos gusta y queremos teñirla lo haríamos antes de aplicar la goma laca. Es muy importante que el tinte que apliquemos sea al agua pues si utilizamos un tinte al alcohol al aplicar la goma laca nos llevaremos el tinte debido a su composición de alcohol. En restauración existe una regla muy importante "semejante disuelve semejante".

En nuestro caso el color de nuestra mesa era perfecto para nuestro gusto y no se le aplicó ningún tinte. 



¿Cómo se aplica la goma laca? 

El método más idóneo para aplicar la goma laca es utilizando una muñequilla de hilos o gasa de algodón. Estos hilos se recubren con un trozo de tela de algodón suave haciendo una especie de bola apretada que quepa en la palma de la mano para poderla manejar cómodamente. 

La muñequilla debemos dejarla guardada en un frasco hermético y a ser posible que no le dé la luz, pues siempre debe de estar húmeda. Si por cualquier causa se ha quedado seca, reemplazaremos el trapo de algodón exterior por uno nuevo. 

Como la base de la goma laca es alcohol, lo convierte en un barniz que seca muy rápido y va espesando, motivo por el cual, debemos aplicarla con rapidez. Las pasadas con la muñequilla deben de ser rápidas, largas y suaves, sin presionar demasiado. Evitaremos pasar por el mismo sitio para no dejar marcas y siempre descargaremos la muñequilla antes de comenzar. 

El movimiento al aplicar el barniz suele ser circular o en forma de ocho. Nunca debemos dejar la muñequilla parada o quieta en un punto, pues se puede quedar pegada y dar origen a lo que llamamos "calvas".


Si notamos que la muñequilla no se mueve bien sobre la superficie podemos echar unas gotas de aceite de linaza o vaselina para que resbale mejor. No hay que confundirlo con la sensación de que la superficie está pegajosa, pues en ese momento debemos dejar secar antes de volver a aplicar otra capa. 

Cuando llevemos varias capas podemos lijar suavemente con una lana de acero muy fina nº 0000 y continuar aplicando alguna capa más. Al pasar la mano notaremos que la superficie está suave y no se nota el poro abierto. A medida que vamos aplicando capas de goma laca notaremos que el barniz va engrosando y también aumenta su brillo, llegando a crear un efecto espejo. Si queremos matizar un poco el brillo podemos pasar de nuevo lana de acero y así conseguir un efecto menos brillante. 

Si nuestra pieza tiene alguna zona donde es complicado aplicar el barniz con la muñequilla se puede utilizar un pincel o brocha. Existen brochas especiales para aplicar la goma laca como las de pelo de marta o las llamadas Pelopony.


4.- Resultado final







La aplicación de la goma laca requiere mucha paciencia y cierta experiencia. Es un trabajo laborioso y que lleva tiempo, pero como habéis podido comprobar el resultado merece la pena.

Muchas gracias por tu visita 




  Sígueme en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram  YouTube








2 comentarios

  1. ¡Ha quedado como nueva, Nieves, un trabajo excepcional!
    Gracias por explicar la técnica, no la he utilizado nunca porque siempre me ha parecido dificultosa pero, si alguna vez lo necesito, ya sé dónde recurrir.
    Abrazos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te guste. Las fotos no trasmiten lo bonita que queda. Estoy muy contenta con el resultado y puedo disfrutar de ella en mi cocina. Y por supuesto si necesitas algo en lo que yo pueda ayudarte cuenta conmigo. Un abrazo enorme

      Eliminar

Muchísimas gracias por dejar tu comentario.