3 decoraciones con pirograbador que puedes hacer tú mismo



Si hay algo que me gusta de la madera, es lo versátil que puede llegar a ser trabajar con ella. La madera nos permite trabajar en diferentes modalidades decorativas y creativas. Nos hace disfrutar de los grandes resultados que obtenemos a partir de cualquier tratamiento o proceso de trabajo que utilicemos.

Mi pasión por la madera me ha llevado a admirar a grandes artesanos que hacen verdaderas obras de arte, tanto en ebanistería con muebles, así como  tallas y utensilios de menaje que son verdaderas joyas.   Y por supuesto, no podemos olvidarnos del pirograbado, maravillosos lienzos grabados  a fuego en  madera. 

Cuando  desde la tienda de manualidades online CreaVea me propusieron de nuevo hacer algún proyecto decorativo con un pirograbador como colaboración con ellos, no lo dudé ni un momento. Me hacía una ilusión, enorme pues era algo que tenía pendiente desde hace tiempo. 

¿Qué es un pirograbador y para qué sirve?

El pirograbado es una técnica que consiste en dibujar sobre madera o cuero con una punta incandescente. El pirograbador es una herramienta eléctrica muy fácil de usar. Tiene forma de soldador, con un mango aislante y resistente al calor y una punta con un cabezal  que es el  que quema y dibuja.  Existen diferentes cabezales  para conseguir un efecto u otro,  tamaños o  formas.  

Nuestro pirograbador es para principiantes y con una sola punta, por lo que para cambiar un cabezal u otro es necesario esperar a que se enfríe. Una vez que el cabezal  ya no quema podemos cambiarlo sin problema, y esperaremos a que esté caliente para continuar con nuestro trabajo.  Los cabezales se enroscan en la punta para una mayor seguridad y además tenemos una placa para apoyarlo cuando no se utilice para no quemar nada. 

Es la primera vez que trabajo con esta herramienta y tengo que reconocer que para una persona inexperta como es mi caso yo recomiendo  practicar un poco, elegir diseños sencillos y soportes de madera fáciles de trabajar. 

He realizado tres trabajos decorativos  diferentes para experimentar con el pirograbador: una caja, un portavelas y unas rodajas de madera a modo de cuadros. 

3 Proyectos decorativos fáciles

Materiales



  • Pirograbador ( puedes verlo aquí)
  • Caja, taco de madera y rodajas de madera
  • Papel de calca 
  • Lápiz
  • Diseños elegidos 
  • Lasur: color castaño, azul y blanco
  • Brocha o pincel 


Modo de realización 

1º y 2º Proyecto:   Caja y Portavelas

Lo primero que debemos tener claro es el diseño que vamos a realizar.  Como nuestra caja es muy estrecha, hemos decidido realizar una cenefa en todas sus caras.  Son líneas rectas perfectas para comenzar a trabajar con el pirograbador por primera vez. 

Puedes dibujar  a lápiz el diseño o bien,  ayudarte de un papel de calca si te resulta más fácil. 


Una vez que tenemos el dibujo en la caja, podemos proceder a grabarlo. Elegimos el tipo de punta que mejor se adapte al diseño. Yo he elegido una punta fina, pues me resulta más fácil utilizarla como si de un lápiz se tratase. 

Con el pirograbador caliente iremos con mucho cuidado y paciencia repasando el diseño que habíamos dibujado con el lápiz. Es muy importante ir muy despacio para no desviarnos de la línea. Al principio cuesta un poco hasta que le cogemos el pulso, pues si apretamos mucho se quemará más y si por el contrario pasamos muy suave no marcará. 

También nuestras líneas quedarán mejor o  peor dependiendo del tipo de madera sobre  la que lo utilicemos. A veces las vetas pueden jugarnos malas pasadas, pues la punta se deslizará en la dirección en la que vaya la veta.


En el portavelas me ha costado mucho más hacer el dibujo, pues la madera era muy dura y tenía que repasar bastantes veces para conseguir quemarla. 



Para decorar el interior de la caja, he elegido lasur de color azul. El lasur le dará un toque de color, pero nos permitirá ver la veta de la madera. 


Para el borde y el exterior de la caja hemos elegido el lasur en color castaño para que resalte la madera de la caja y crear un poco de contraste con el azul del interior. 




En el portavelas también se le ha aplicado lasur castaño para oscurecer un poco la madera 



Para la parte superior del portavelas hemos elegido  un mensaje y continuado con algunos motivos del frontal para darle un poco de continuidad.



3º.- Rodajas de madera

Me encantan las rodajas de madera y siempre que puedo las utilizo en algunos de mis proyectos. Y por supuesto, estaba deseando crear algún dibujo pirograbado en ellas a modo de cuadros rústicos para decorar cualquier pared.

Se pueden encontrar en tiendas de manualidades en varios tamaños y totalmente preparadas para trabajar en ellas. En mi caso como podéis apreciar bastante bien en las fotos, mis rodajas son totalmente naturales que hemos cortado en casa. Son de diferentes árboles, grosores y por supuesto el corte no es totalmente liso. 

A pesar de pasar la lija, como no es madera de buena calidad, el corte no es plano sino que tiene textura, lo que hace que sea más complicado utilizar el pirograbador. 

Comenzamos haciendo un boceto a mano alzada a lápiz. Yo he elegido un paisaje de abetos. Y continuamos pasando el pirograbador poco a poco.


Tengo que confesar que en este proyecto de las rodajas es en el que más he disfrutado. He trabajado el pirograbador como si de un lápiz se tratase, pues no tenía que hacer líneas o dibujos perfectos. Me dejé llevar dando pequeños toques para conseguir esas sombras y efectos de las ramas de los abetos. 

Es un modo de pirograbado muy creativo  pues me he dejado llevar sin esa precisión de los otros, lo que me ha permitido relajarme y disfrutar. 



Como la madera era muy clara, para darle un poco de relieve y color al diseño, hemos utilizado lasur de color castaño y blanco.


Para la rodaja pequeña hemos utilizado el color castaño para oscurecer la zona del fondo del paisaje y crear contraste con el color natural.


En la rodaja grande también se ha añadido lasur blanco para conseguir un contraste mayor pues la madera es más oscura que la pequeña.





Me queda mucho aprendizaje por delante para conseguir hacer un buen trabajo con el pirograbador, pero la experiencia ha sido muy gratificante.  Os puedo asegurar que estos proyectos han sido solamente el principio para tomar contacto,  pues esta herramienta se ha convertido en todo un reto para mí. 




Después de ver estas sencillas  3 decoraciones con el pirograbador  que puedes hacer tú mismo, estoy segura que vas a querer probarlo.   Espero que te haya gustado el resultado y si te animas, lo disfrutes tanto como yo. 


Muchas gracias por tu visita 





  Sígueme también en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram

5 comentarios

  1. Madre mía que preciosidades, encima dices que es la primera vez no quiero imaginar lo que será el próximo proyecto. Es un pirograbador como el que yo tengo y a mi me resulta muy difícil de usar. Encantada quedo de ver tus proyectos! !, un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. Siempre me han gustado mucho los trabajos de pirograbado y nunca había probado. La verdad es que voy a intentar perfeccionarlo, pero con proyectos tipo lienzos que son con los que más disfruto como las rodajas. Espero ser capaz de conseguirlo, es una técnica de mucha pracprác y paciencia.

      Eliminar
  2. ¡Me han encantado estos trabajos! Me parece difícil y creo que hay que tener pulso. ES algo que tengo pendiente y que tengo muchas ganas de probar, sobre todo ahora que he visto tus resultados.
    Muchos besos!! Helena

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dejar tu comentario.